María Teresa Medina Medina

 

Hace 8 años comencé a hacer calaveras de azúcar ya que en los últimos tiempos se ha arraigado en esta zona norte del país, esta tradición de celebrar a los muertos, poniendo altares en su honor con diferentes elementos todos ellos con un significado especial.

Las calaveras de azúcar que se venden aqui son traídas del interior de la república pero han sido insuficientes para la demanada de esta ciudad, de allí surgió la inquietud de dedicarme a la elaboración de calaveritas de azúcar, actividad que incorporé a la de hacer pasteles para toda ocasión, actividad que realizo desde hace 20 años y la cual disfruto mucho.

Las calaveras de azúcar que hago han sido bien recibidas por la gente, son diferentes a las provenientes del interior, en diseño y eso ha hecho que año tras año aumente la demanda de mis calaveritas. A los niños particularmente les gusta escojer su calaverita para llevarla al altar de muertos que pondrán en su escuela.